NÚMERO DE VISITAS

miércoles, 5 de septiembre de 2012

CÓMO SUPERAR LA CRISIS EN TRES MESES

Esta mañana he desayunado con un email que me ha enviado una buena amiga. Debe ser algo que anda circulando por la red, pues se solicita a quien lo lea que lo reenvíe a cuantas personas pueda. Y yo, después de leerlo, no tengo ningún inconveniente en hacerlo. ¡Quién sabe si funcionará! En cualquier caso, ¡bravo! por quienes se estrujan la cabeza y dan a luz alguna idea que ilumine el camino. Paso a copiar el mensaje:

"Sabiendo que la economía global es un flujo de capitales que entran y salen de los países, ¿que pasaría si redujésemos un 80 % el flujo de salida de capitales durante 3 meses? Sencillamente, el país se recapitalizaría en un tiempo record. Adiós a la crisis antes de final de año.
Supongamos que los españoles tomamos conciencia de lo insostenible de la situación y actuamos como las hormigas, con un fin común. Supongamos que hacemos circular este correo a todos nuestros contactos y lo reenviamos tantas veces como lo recibamos. En semanas todo el país tendría conocimiento de él.
Supongamos que fijamos la fecha del 1 de octubre de 2012 para dejar de consumir simultáneamente los 50 millones de españoles productos extranjeros y solo consumimos productos "made in spain". La demanda de nuestros productos se dispararía y se iniciaría un proceso de reactivación espectacular de nuestra economía, crecería el empleo, se recaudarían impuestos y podríamos saldar definitivamente la deuda que nos está hundiendo.
Por supuesto, esta iniciativa tendría muy mala prensa en el exterior (Alemania, Austria, Finlandia, etc.). Pero al no ser una propuesta gubernamental, no podría ser sancionable.
El 1 de octubre dejaremos de comprar electrodomésticos Bosch y Siemens, no compraremos coches cuyas fábricas no estén en España, no consumiremos productos alimenticios importados, ni cerveza. Cualquier compra sería importante, desde las grandes hasta los millones de pequeñas transacciones (chicles, tabaco, bebidas, revistas).
Es tan fácil como eso y solo haciendo pequeños sacrificios (cambiar la Coca Cola por la Casera durante unos meses, nada más).
He aquí la solución. Es tan fácil, y sin embargo tan inalcanzable...
¿Seremos capaces? Si no lo haces por ti, hazlo por los 5 millones de parados que necesitan desesperadamente salir de esta situación." (Fin de la cita).

Sí, ya sé que puede parecer drástico y que a algunos le sonarán a ecos de un pasado felizmente superado. Y no seré yo quien plantee a los que lean esto que se posicionen. Pero no puedo evitar preguntarme, ¿acaso la responsabilidad de cada ciudadano del mundo no está con los que son suyos?
Hay quienes abogan por un gobierno mundial que atienda las necesidades de todos y cada uno de sus súbditos, sin importar raza, posición social o intelectual. ¡Yo me apunto!
Mientras tanto, no tendré inconveniente alguno en seguir bebiendo mi cerveza favorita, esa que se fabrica en la ciudad donde nací.
Así lo pienso, y así lo escribo.

3 comentarios:

  1. CON PERMISO DE F***, ME ENCANTAS,JAJAAJA
    SANDRA

    ResponderEliminar
  2. Estimado Eduardo,

    Leyendo esta entrada en tu blog me surgen una serie de incógnitas que no logro entender, más que nada porque no concuerda lo que leo con lo que observo. Supongo que siendo un blog público puedo emitir mi opinión líbremente, si no índíquemelo y no volveré a aparecer por aquí.

    Su último párrafo es confuso, indica que quiere un gobierno mundial, pero a la vez defiende un consumo local, que me parece correcto, pero no es muy lógico. Te tomas tu cerveza madrileña, no sé si con el propósito de defender la cerveza madrileña o porque no te gusta otra, eso lo deberías aclarar.

    Pero lo más importante es que si existe un gobierno mundial con "súbditos", entiendo que utilizar la palabra súbdito implica la obediencia y la sumisión al que gobierna, según se puede leer en la definición en el diccionario, por lo que se volvería a un modelo de "ecos felízmente superados", o sea, una dictadura de quien sea ese modelo al que te apuntarías.

    Mi pregunta final sería la siguiente: ¿En quién o en qué piensas sobre un supuesto gobierno mundial al que te apuntarías?

    Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mario.
      Ante todo quiero darte las gracias por haber dedicado un rato a leer la entrada. Quiero asegurarte que estoy encantado de recibir opiniones meditadas como la tuya, sin importar si éstas concuerdan en todo o en parte con las mías. Es más, soy de los que están convencidos de que la diversidad, incluso la discrepancia, enriquece a las personas siempre y cuando seamos capaces de exponer y escuchar. Así que intentaré aclarar los detalles que mencionas.
      En el hipotético caso de que un gobierno mundial se implantase, los ciudadanos se convertirían automáticamente en "locales", lo que permitiría que, como indicaba en mi comentario, todos y cada uno de ellos vieran satisfechas sus necesidades fundamentales (en teoría, porque ya sabemos que hasta dentro de un mismo país no todos somos iguales).
      Por otro lado, una de las acepciones de la palabra súbdito es "natural o ciudadano de un país, sujeto a las autoridades políticas de éste". Todos en el mundo somos súbditos de alguien, aunque no necesariamente sean autoridades totalitarias. En mi comentario no hablo de anarquía, sino de un mundo hipotéticamente dirigido por un único gobierno aceptado por todos y que velaría sin intereses externos a favor del pueblo. En cualquier caso, solo mencionaba esa idea que evidentemente tendría mucho que discutir. Pero si lo piensas bien, bajo un único gobierno que atendiese las necesidades de todo su pueblo (algo que no ocurre con una dictadura)seguramente quedarían erradicados un montón de problemas.
      Con relación a tu pregunta final, con la visita de Merkel a España hace unos días fueron varios los periodistas y políticos europeos que dejaron caer en los medios una opinión similar. Decían que los problemas de Europa acabarían no solo con una única moneda, sino estableciendo un único gobierno europeo. La verdad es que España tiene los problemas que tiene por culpa de la constante comparación y presión de otros países del entorno, presión que desaparecería en buena medida si no hubiese con quién comparar. Pero es que esta idea no es nueva. Cuando España ingresó en la antigua CEE en 1986, fueron varios los políticos de entonces que ya insinuaban eso (se pueden consultar las hemerotecas). Un documento secreto que se filtró a principios de los 90 indicaba que la ONU llevaba casi una década trabajando con la hipótesis de un gobierno mundial, algo que hoy por hoy no han descartado. Y si nos vamos a otro estilo de opinión, se cuenta que órdenes secretas como los Illuminati llevan décadas trabajando en la sombra con ese fin. A este respecto, son muchos los "expertos" que aseguran esto. Y en el ámbito religioso, hay grupos que abogan por un gobierno mundial en manos de Dios.
      No sé Mario. Mi comentario solo ponía de manifiesto una humilde opinión, sin mayor pretensión que comentar lo que hablaría contigo y con el resto de mis amigos en cualquier bar del mundo, disfrutando de una buena cerveza de la tierra donde estemos, con la única condición de que esté bien fría.
      Recibe un respetuoso saludo.
      eduardo Perellón.

      Eliminar