NÚMERO DE VISITAS

jueves, 4 de octubre de 2012

EL MANUSCRITO I. EL SECRETO

“Cuando el monje extendió las manos ofreciéndole el cofre, se encontraba al borde del acantilado. Por un momento tuvo miedo de que fuese una trampa. Antes de entregárselo lo retuvo un instante como arrepintiéndose. Temblaba tanto que pudo sentir sus movimientos compulsivos. Luego el monje hizo un ademán brusco, soltó el cofre y se lanzó al vacío. No se escuchó ni un grito. Instantes después, solo un sonido seco acompañado de un crujido atenuado por la distancia. Horrorizado, se asomó al precipicio y pese a que ya estaba oscuro pudo distinguir un bulto informe sobre la roca plateada…”

Así comienza la trepidante historia de El manuscrito I. El secreto, de Blanca Miosi.
Es la historia de Nicholas Blohm, un escritor norteamericano mediocre que no ha conseguido el éxito aunque tiene un par de novelas publicadas. Deseando escribir la “definitiva”, pero sintiendo que las musas han pasado de él, se sienta en un banco del parque donde espera recuperarlas y conoce a un extraño personaje que le deja un todavía más misterioso manuscrito, y desaparece. El protagonista lo abre y descubre una novela sorprendente, bien narrada, ciertamente adictiva y, sobre todo, sin autor. Inmediatamente se convence de hacerla suya y lo cierra. Pero cuando vuelve a abrirlo, lo que había leído ha sido sustituido por una historia bien distinta.
 
El manuscrito I. El secreto

Blanca Miosi, a quien no tengo el privilegio de conocer personalmente, nos sumerge en una aventura donde se mezcla acción, intriga y misterio en un cóctel increíble por su originalidad, pero en el que los protagonistas resultan personajes creíbles.
El manuscrito I. El secreto tiene una estructura literaria compleja, pero extraordinariamente bien enlazada. Juega con dos narradores (uno hace su trabajo en tercera persona y otro en primera), como si fuese una novela dentro de otra. No obstante, este “juego” permite al lector seguir la historia con suma facilidad.
Está perfectamente rematada al final, concluyendo la aventura que se narra. Y esto es muy importante en vista de la aparente continuación de la saga El manuscrito, pues hace que cada una de las partes que se lleguen a publicar sea independiente de las demás. A este respecto, leí un tuit suyo en el que mostraba su satisfacción por cómo le estaba quedando El manuscrito II. Y cuando un escritor ya contrastado como Blanca Miosi se siente así, es que la continuación de la saga merece la pena. Estaremos atentos a su lanzamiento.
Entretanto, además de leer esta novela, recomiendo visitar el blog de la autora: “Blanca Miosi y su mundo”, uno de los más inteligentes y prácticos que se publican en la red, especialmente para escritores que comienzan a caminar, como yo.
Blanca, gracias por haberme hecho pasar un fantástico fin de semana.
Así lo pienso, y así lo escribo.

4 comentarios:

  1. Hola, Eduardo,
    Que placer leer tu reseña, para un escritor siempre será inapreciable saber lo que otro escritor piensa de su obra. En este caso me satisface que te hayas fijado en los detalles de la estructura. Sé que esta novela es fácil de leer pero difícil de reseñar, por lo que agradezco que te hayas tomado la molestia de hacerlo. Y, si además, te gustó, el placer es mayor.
    Muchísimas gracias, Eduardo!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Blanca.
    Gracias por dedicar un minuto a mi blog. Lo que reflejo en él es absolutamente sincero. Tu novela me encantó, de verdad. Te deseo lo mejor. Un beso.
    Eduardo.

    ResponderEliminar
  3. Como autora, poco se puede añadir a la trayectoria de Blanca, pero sí me gustaría dejar constancia de su vitalidad y tenacidad ante la vida. Virtudes que luego nos transmite, y muy bien, a través de sus escritos. Si me lo permites, Eduardo, te recomendaría; La Búsqueda y El Legado. Dos de las mejores novelas que en éstos momentos circulan por la red. Muchas gracias y enhorabuena por el blog. Exitos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Enrique. Tienes toda la razón en lo que dices. Ahora tengo pendientes tres novelas, pero me gustó tanto El manuscrito que descargué La búsqueda, y no sé si seré capaz de aguantar hasta su turno. Gracias por tu recomendación y por tu visita a mi blog. Te deseo lo mejor con tus proyectos, que además son fantásticos.
    Eduardo.

    ResponderEliminar