NÚMERO DE VISITAS

miércoles, 21 de noviembre de 2012

ALEGATO


Uno, que según las estadísticas ya ha consumido algo más de la mitad de su vida, y que presume de tener una mentalidad abierta y progresista, no debería verse sorprendido por demasiados asuntos. Sin embargo, leo y escucho algunas cosas que aún me dejan estupefacto.
Que no podemos caerle bien a todo el mundo es un hecho que únicamente no aceptan quienes no pisan tierra firme. Que, como consecuencia de lo anterior, no hay quien no acumule un puñado de contrarios, es en cierto modo normal. Pero que esos acaben convirtiéndose en enemigos… eso ya resulta increíble.
Leo la definición de “enemigo” que hace la RAE y me asombro todavía más: “Persona que tiene mala voluntad a otra y le desea o hace mal”.

¿Cómo es posible que haya quienes se consideren enemigos de algunos escritores simplemente por el hecho de tener cierto éxito? ¿Será envidia? ¿O es alguna enfermedad mentad para la que los psiquiatras aún no tienen cura?

Hace unas semanas discutía con un joven, a quien sobrevaloré considerándole adulto, que defendía ir por libre de todo, no pertenecer a nada, despreciar los grupos y la unidad… la independencia total, vamos. Yo argumentaba a favor de todo lo contrario: del sentimiento de equipo, de remar todos en la misma dirección, de la necesidad intrínseca del ser humano a formar parte de algo. Al final, lo que yo consideraba “bloque” él lo calificó de “amiguismo”, como si ambos términos no significasen cosas bien distintas. En fin…

Tengo el privilegio de formar parte de un grupo de escritores muy especial. Hay hombres y mujeres, de este país y de otros, padres e hijos. Unos peinan canas, otros no y algunos ni siquiera pueden peinarse. Cada uno de ellos tiene sus propias angustias, alegrías y sueños. Los hay con convencimientos políticos y sociales de este lado y del de más allá. Cuando se ponen a escribir nos hacen reír, llorar, mirarnos al interior, sentir miedo, conocer la historia, imaginar otros mundos y personajes, emocionarnos, estallar de rabia, enamorarnos, recordar, viajar, nos excitan, nos relajan… Y todo ello con tal impresionante talento que uno se siente más pequeño a su lado.
Hay muchas cosas que sirven de amalgama entre ellos, por ejemplo y sobre todo, el sentido del humor, la capacidad de saber reírse de ellos mismos y compartir, no solo el extraordinario y efímero instante en que alcanzas la “gloria”, sino cuando ésta te es esquiva y desciendes aún más deprisa al infierno. Pero resulta verdaderamente asombroso otra cosa que tienen en común: enemigos, sí, de esos que desean el mal ajeno y dedican un considerable tiempo a provocarlo.

No estoy hablando de los que se molestan cuando leen tuits promocionales de aquellos a quienes voluntariamente siguen. Por cierto, para éstos, un recordatorio no muy difícil de entender: basta un clic para dejar de seguir a los tales. No es muy complicado, ¿verdad?

No. Hablo de quienes, ocultos detrás de un cobarde anonimato, se pasean por foros, blogs y similares haciendo un calculado y miserable esfuerzo por encontrar las palabras necesarias para hundir la autoestima del escritor que corresponda. Aunque, en realidad, olvidan algo fundamental: una persona capaz de parir una historia, ponerla por escrito, corregirla, maquetarla, convertirla a tal o cual formato, intentar venderla de mil y una maneras, autoeditarse, autopromocionarse y mucho más, tiene una capacidad de aguante, constancia, valentía y sentido común que le hace impermeable a los estériles intentos de los cagones de portal.
Luego están las plataformas que toleran semejantes publicaciones que atentan contra la dignidad de las personas… pero eso es otro tema, tanto o más lamentable.

Hoy he querido poner por escrito estos sentimientos que compartimos la mayoría de los que no sentimos vértigo ante una página en blanco, porque voy a crear un nuevo espacio en este blog. A partir del próximo lunes, y cada uno de ellos, utilizaré esta humilde plataforma pública para presentaros a algunos de estos valientes, de esos que poseen una enorme talla como personas y autores y a quienes respeto profundamente. Será mi modesta contribución a sus trabajos a la vez que servirá para acercarlos más a sus lectores y futuros lectores.

Que este sencillo gesto sirva para recordar a los "independientes radicales" que la unión hace la fuerza y a los “críticos destructivos” lo inútil de su labor. Pero sobre todo, que eleve la dignidad de los escritores autoeditados por sentirse orgullosos de ser quienes son y hacer lo que más les gusta: inmortalizar su imaginación.
Así lo pienso, y así lo escribo.

26 comentarios:

  1. Gracias por el articulo, rebosa compañerismo por los cuatro costados y has dicho lo que muchos pensamos y hemos callados.
    Felicidades Eduardo porque con personas como tu, claras y valientes, esto puede ser otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bien escribes, Eduardo! Felicidades, sí, señor.

    ResponderEliminar
  3. El trabajo en equipo siempre es más productivo. Desde que empecé en esto de Amazon solo he encontrado ayuda. Me ayudaron los veteranos, sin mostrar egos ni recelos y creo que los que ya llevamos unos meses debemos hacer lo propio con los nuevos.
    Excelente alegato.
    Suerte con ese nuevo proyecto!

    ResponderEliminar
  4. Muy bien dicho, compi, es cierto que hay que luchar a veces contra viento y marea, pero tenemos muuuuucha paciencia.
    Un saludo, compi.

    ResponderEliminar
  5. Impresionante entrada y con muchísima razón. Desgraciadamente hay gente que tiene una vida tan sumamente vana, que lo mas productivo que pueden hacer es corromper el trabajo y nombre de los que si luchan por algo. Pero yo pienso que a pesar de eso, el buen trabajo tarde o temprano se acaba reconociendo.

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos. Ante todo, gracias por honrar mi blog con vuestra presencia. Nadie dijo que esto de escribir fuese fácil. Por eso la ayuda mutua resulta tan valiosa. ¡Que cunda el ejemplo!

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo en todo lo que has dicho en este excelente artículo, Eduardo. Y de acuerdo con todos los compañeros; la unión, (no entre todos los que somos, sino, los que lo estamos)será el indiscutible éxito del mañana. Y no habrá marea, envidias ni venenos que consigan disuadirnos de seguir en esta hermosa unión que tanto nos fortalece a todos. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  8. Eduardo, eres un ejemplo de compañerismo y buen hacer,por mi parte he de decir que desde que pululo por estos mundos, he encontrado apoyo y compañerismo, me he sentido acogida, y procuro hacer lo mismo con los demás, convencida que igual que se camina en twitter o FB, se camina en la vida cotidiana, quien se esconde lo hace también en su hacer diario. Un abrazo, valiente :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir una opinión tan especial. Lo cierto es que no me considero ejemplo de nada pues lo único que intento es imitar a quienes me enseñaron lo que significa compañerismo, una lección que tú también has aprendido y que demuestras cada día. Un beso.

      Eliminar
  9. Has recogido en tu escrito los sentimientos que nos acompañan a la mayoría. Para mí es una grata experiencia poder compartir con todos la soledad que comporta escribir. Muchas veces el manido "me gusta" expresa poco el sentimiento de alegría cuando ves que otros llegan al puesto en el que tú querrías estar. No veo envidias malsanas, sino lucha por superarnos cada día.
    Gracias por sintetizarlo aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué razón tienes Mercedes! La verdad es que la tecnología se vuelve limitada cuando se trata de expresar los verdaderos sentimientos. Muchas gracias por tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  10. Magnífico, Eduardo. Gracias, por un lado. Enhorabuena, por otro.

    ResponderEliminar
  11. Eduardo, te felicito por la claridad y énfasis que expresas en tus palabras. Está comprobado que uno solo es ninguno en esta jungla de Amazon. Si no nos ayudamos, no avanzamos. Aún recuerdo cuando el único que pregonaba tu excelente Pozo de Harod era Jesús Terreros,leí en Tweet con atención su comentario y vine a parar aquí, igual que hoy. He visto cómo lees y comentas a los compañeros, y tu integración al grupo. Y creo que los que estamos más tiempo en esto de la publicación debemos ayudar a los que empiezan, no importan que nos tilden de amiguistas o espameros. No te imaginas la cantidad de ataques anónimos que recibo, pero no me amedrento, sigo en lo mío y los "enemigos" que se se revuelquen en sus propias angustias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Blanca. Me ha encantado una frase que resume todo: "uno solo es ninguno", y no solo en Amazon, sino en todas partes. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  12. Yo soy bastante nueva, y, por ahora, sólo he encontrado amigos y apoyos en el camino. Intento ayudar y colaborar en lo que puedo, y soy fan de la GeneraciónKindle mucho antes de haber sido integrante. He tenido mucha suerte, y esta supera con mucho mis expectativas. Chillé de alegría cuando supe que Antonia Romero había sido fichada por B de books. Por el número 1 de Bajo los tilos... Me alegré cuando el Pozo de Harod entró en el TOP100. No importa que lugar ocupe mi libro, voy a ser feliz igual, gracias a vosotros, siempre podré seguir vuestros éxitos. Y si puedo obtener un ejemplar firmado de cada uno de vosotros, lo luciré en la estantería del salón de mi casa, junto a REC (que ya está aquí)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me sucede exactamente lo mismo, Almudena. Muchas gracias por tu comentario y apoyo. Un beso.

      Eliminar
  13. Eduardo, te doy toda la razón. Has expuesto con total claridad lo que muchos de nosotros pensamos y que, en más de una ocasión hemos dicho o incluso denunciado de una manera u otra.
    La unión hace la fuerza, amigo.
    Y con respecto a las "opiniones" (entre comillas porque en la mayoría de las veces no lo son, es algo inclasificable) de anónimos decirte que todos las recibimos, las primeras me molestaban e incluso quería y necesitaba sacar algo bueno y positivo de ellas. Ahora, a estas alturas, la costra está formada y ya no me afecta la hiel que sueltan algunos. Yo seguiré adelante haciendo lo que más me gusta en el mundo y los "enemigos" que se jodan.
    Nunca quise dar mi opinión en Amazon sobre los libros que leía, por miedo al qué dirán, por miedo a que dijeran que nos apoyamos los unos a los otros, que inflamos las estrellas a base de opiniones positivas de "amiguitos". Pero sabes qué, que eso se acabó, me da igual lo que piensen, quiero apoyar a mis compañeros. Mi primera opinión ha sido para La tumba compartida de Antonia Romero, novela que leí hace ya tiempo, y ha sido ahora cuando he puesto la opinión. Desde luego no será la última.
    Bueno, creo que ya está bien de tanto hablar que cuando me lío no paro.
    Un abrazo, Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo dejo mi comentario en Amazon sobre los libros que voy leyendo. Me da exactamente igual si alguien quiere malinterpretarlo, pues lo hago con toda la sinceridad y el aprecio que siento hacia quien ha conseguido el enorme logro de autopublicarse.
      Ya lo decía Florencio, el ilustrador del siglo X a quien llevo en cabecera de mi blog: "El que no sabe escribir, piensa que no cuesta nada. Pero es un trabajo ímprobo que quita luz a los ojos, encorva el dorso, mortifica el vientre y las costillas, da dolor a los riñones y engendra cansancio en todo el cuerpo".
      Y yo añadiría: "Pese a todo produce una inmensa satisfacción".
      Gracias Puri por tu comentario y disposición. Un beso.

      Eliminar
  14. Hola Eduardo, sólo decirte que los que se pasean por esos foros o blogs, intentando con palabras - que habitualmente los delatan - hundir la autoestima del escritor, no hacen otra cosa que evidenciar de manera triste; la suya propia. Nadie que está satisfecho, actuando con honestidad y sin egos, de su trabajo envilece al del contrario. Las personas que ven que el reconocimiento que esperan, creyéndose superiores, no llega, simplemente se frustran y lo vierten hacia los que consideran causa de sus males. Sin mirarse el ombligo que les ciega de ver la realidad de sus vidas; un vacio inmenso.
    La unión hace la fuerza, y éste grupo lo está demostrando día a día, a pesar de los ataques que, en mayor o menor medida, hemos y sufrimos, todos. Pero como dice muy bien Puri, las costras endurecen y te hacen fuerte. Sobre todo frente a los que su iniquidad, debilita.
    Enhorabuena por la entrada y tu forma de pensar, que como puedes observar, es compartida, curiósamente, casi por los mísmos siempre. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. ¡Qué curioso! Suscribo cada palabra tuya.
      Alcanzar un día un puesto destacado en un ranking supone un sentimiento ciertamente excitante. Pero significaría poco si no tuviese alguien con quien compartir la experiencia, especialmente si ese alguien sabe cómo me siento. Y lo mismo ocurre cuando la luz del sol no brilla con tanta intensidad. Así que resulta impagable la complicidad que se genera en ciertos maravillosos círculos. Un abrazo también para ti, amigo.

      Eliminar
  15. Sin lugar a dudas, un Alegato muy sólido. Si me lo permites Eduardo, lo difundiré por Twitter. Desde ya, una bonita semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece un privilegio que desees difundirlo. Gracias, Dante.

      Eliminar
  16. Me parece toda una declaración de compañerismo y respeto hacia los escritores que por mil circunstancias no tenemos aún el apoyo de una gran firma. Es curioso cómo "tragamos" con esas montañas de libros del mismo título con las que nos tropezamos en el hiper y lo intransigentes que llegamos a ser con aquellos que luchan solos. Lo peor es que en muchas ocasiones es cierto eso de que "lo malo abunda". Esos lectores molestos, deberían dar oportunidad a los más débiles, que no por ello menos excelentes. Podrían sorprenderse.
    Un placer leerte y haberte conocido un poco más.

    ResponderEliminar
  17. ¿Sabes, Mercedes? Tuve la oportunidad de hablar con un famoso, de esos a quien siguen legión, y me reconoció la soledad enorme que muchas veces le invade, la sensación de falsos amigos arrimados solo por interés.
    Y entonces pienso en personas sencillas como nosotros y reconozco que muchas veces les cambiaríamos la cuenta corriente. Pero creo que ellos envidian de "pequeños" como nosotros algunos valores como amistad, compañerismo, apoyo..., cosas que tenemos en abundancia y que valen infinitamente más que el comentario desafortunado de un amargado de espíritu.
    Muchas gracias por pasarte por aquí y dejar tu valorada opinión. Un beso, Mercedes.

    ResponderEliminar
  18. Hola, supongo que ya te habrás enterado por mi Twitter de que hace unos días, cuando pedía ayuda para mi artículo, uno de esos individuos que describes me acusó de querer hacerme con seguidores. La verdad es que al principio me sentó mal pero luego incluso me reí de lo retorcido y estúpido que sonaba. Hay muy buenos compañeros, gente estupenda que te aporta conocimientos y con la que compartes charlas interesantes y bromas, como tú, por ejemplo :) Respecto a ir por libre y despreocuparse de los demás, no he conocido nunca a un escritor que no gozase de la virtud de la empatía, más que nada porque si no puedes ponerte en el lugar de los demás, tus personajes serán planos y tú difícilmente alcanzarás uno propio. Vamos, que la unión hace la fuerza. Un saludo Eduardo

    ResponderEliminar
  19. En cuanto te haces mínimamente público, aparecen tales individuos; es parte de este juego. Pero es cierto que son minoría, lo que dice mucho acerca de ellos y sus pretensiones.
    Tienes toda la razón cuando hablas de la empatía y sus "consecuencias". Y tú misma estás comprobando que, efectivamente, la unión hace la fuerza. Así que no nos rindamos y miremos hacia adelante. El éxito nos espera, y éste no es tener muchos seguidores o vender muchas novelas, sino hacer lo que a uno más le gusta con una conciencia tranquila.
    Muchas gracias por el comentario en tu blog y por pasarte por aquí. Un beso.

    ResponderEliminar