NÚMERO DE VISITAS

martes, 29 de enero de 2013

#INDIEBOOKS, UNA MARCA DE CALIDAD


Vivimos inmersos en una crisis económica de enormes proporciones. En España estamos sumiéndonos en lo que alguien calificó como “economía de posguerra”, donde florecen negocios al “comprensivo” margen de la ley: mecánicos que reparan automóviles en un descampado, en una calle cortada o en la parcela de un amigo, peluqueros a domicilio, pintores, albañiles, fontaneros y electricistas que efectúan trabajos diversos en hogares particulares…
Ya sé que alguien dirá que eso siempre ha ocurrido. Y es cierto que durante mucho tiempo convivían con “trabajadores legales” un buen número de otros que, mientras se beneficiaban de subvenciones, ayudas o subsidios, reventaban el mercado haciendo imposible una competencia leal con quienes desarrollaban los oficios de manera “legal”. Yo sé bien de qué hablo, pues durante muchos años he tenido empresa de construcción y he vivido todas esas etapas. La diferencia de aquel tiempo no tan lejano con el actual, es que hoy la mayoría de los que esquivan la ley no lo hacen por alimentar la conocida picaresca española, sino para alimentar a la familia, una frase que hoy por hoy se reviste de un dramático sentido para muchos. No falta mucho para que regrese el trueque; ya veréis como acabamos intercambiando servicios y productos sin que medie el vil metal que agujerea los bolsillos.
Pero no voy a utilizar este blog como plataforma desde la que reivindicar, justificar o juzgar tal o cual acción.

He comenzado esta entrada situando el escenario sobre el que somos protagonistas de nuestras respectivas obras, porque resulta ser el caldo de cultivo ideal donde prosperan las llamadas “marcas blancas”, es decir, marcas genéricas propias de algunas cadenas de distribución.
Sin entrar en el debate de cuáles son mejores (hay tantas opiniones como modelos de zapatos), las marcas blancas poseen una virtud que suele distinguirla de las tradicionales: un coste inferior o, dicho de otro modo, mejor relación calidad/precio.
Por otro lado, no es menos cierto que una marca tradicional se gana su reputación a base de años, incluso décadas, en el mercado. Además suele ofrecer al usuario o consumidor un mejor servicio posventa, pues dispone de los medios y la infraestructura que se necesitan para ello. Y logran que una imagen sencilla sea inmediatamente identificada, uno de los mayores logros de un publicista.
Pues bien, hoy quiero poner mi granito de arena a favor de una marca: #IndieBooks. Detrás de ella hay un grupo de personas (entre quienes yo mismo me encuentro) que comparten una pasión: escribir. Es verdad que no son respaldados por grandes equipos. De hecho, en la mayoría de los casos han sido ellos mismos quienes han realizado todos los trabajos previos al consumo ajeno: imaginar, escribir, corregir, maquetar y distribuir, y los posteriores: promocionar y vender.

Sin embargo, esta marca reúne todo lo mejor de las blancas y las tradicionales. Aquí hay algunas de las pruebas y mi opinión al respecto:

Como no realiza enormes desembolsos en publicidad, tiene un coste clarísimamente inferior, ajustado a la situación real de la economía.
Para promocionarse utiliza los medios a su alcance: las redes sociales. Y es aquí donde no puedo evitar reflexionar en algo: Algunos usuarios de las mismas se quejan cuando la marca hace publicidad. Pero no comprendo por qué les molesta tanto. La televisión y la radio están repletas de publicidad. En Facebook hay anuncios por doquier, incluso invitaciones para seguir a personas dedicadas a prostituirse en imágenes. Twitter está lleno de idioteces que a nadie le importan, falsas noticias, rumores y personajes ocultos detrás de perfiles anónimos… ¿Alguien escribe algo en contra de esto? No. Simplemente cambias de canal, eliminas de la lista a un “amigo” o dejas de seguir a la persona que no te aporte nada. Entonces, ¿por qué se critica tan amargamente cuando un autor indie promociona su trabajo o el de sus compañeros? ¿Qué es más spam (mensaje basura): “Mundo: me voy a la cama; a ver a quién me encuentro” o “Lee El pozo de Harod por 0,89 €”? Si no te interesan los hábitos nocturnos de aquel o no te gusta leer, ¿no será mejor dejar de seguirle que vomitar contra él?

Puesto que barato no es sinónimo de peor, el consumidor tiene plena garantía de calidad. En realidad, en un enorme porcentaje el producto es idéntico al de las marcas líderes.
Lo comenté en una carta dirigida a cierta periodista: escribimos cuentos, relatos y novelas históricas, de terror, de viajes, de humor, eróticas y de ficción, en realidad los mismos géneros que comercializan las editoriales. Y cuando publicamos en papel, la calidad final es, en muchas ocasiones, superior a la tradicional.

La aparición de esta marca ha provocado un buen susto a las marcas líderes, que han visto peligrar su posición dominante, de monopolio. Y aún lo hará más.
Las editoriales no pueden competir en precios con los autoeditados, da igual que nos refiramos a formato electrónico (donde los precios oscilan entre 0,89 € y 2,50 €) o al papel (que ronda los 10 €).
Por otra parte, plataformas como Amazon, con todas sus virtudes y muchísimos defectos, permiten alcanzar literalmente el mundo entero y a millones y millones de lectores. ¡A ver qué editorial puede igualar semejante distribución!
No es extraño que las grandes tengan un ojo puesto en su negocio y el otro en este imparable movimiento.

Quien valora la calidad del producto no es un publicista o una política de mercado, sino el consumidor. De esta manera, los nuevos posibles consumidores compran sobre seguro.
Cuando una editorial promociona a un autor, suele decir cosas como: “100.000 ejemplares vendidos” o “Agotada la edición”. Cualquier autor indie estaría encantado de llevar al lado de su nombre un titular semejante. Pero, ¿no resulta más convincente para un lector indeciso saber la opinión literal de centenares de lectores? Eso es lo que ofrecen los indies. Cualquier persona que haya leído su obra puede dejar un comentario sobre ella en la plataforma electrónica donde lo haya adquirido. Y puesto que esto no está al alcance de la manipulación del autor, no es extraño leer reseñas negativas, que pueden ser constructivas para el autor y útiles en su decisión para el lector.
Así, lo que coloca a un autor en un puesto u otro en las listas de los más vendidos puede ser el dinero que se invierta en ello, ya sea por cuenta del autor o su representante, lo que enmascara la calidad de la obra en cuestión, o la opinión y el número de ventas que tenga la misma, algo que dará una percepción mucho más aproximada a la verdadera realidad. Y tú, como lector, ¿qué eliges?

Como las buenas marcas, pone al servicio del usuario el mejor servicio posventa: trato directo con el “fabricante”, sin intermediarios.
Una pregunta: ¿tiene la misma capacidad de interactuar un lector con un autor independiente que con uno de los otros?
No es extraño que, como consecuencia de cierta reiterada opinión de los lectores respecto de una obra, su autor revise el trabajo. Y esto repercute directamente en la mejora de la calidad final, en la cual el lector formó parte importante.
Lo anterior no quiere decir que las obras de los autores indies tengan mala calidad. Al contrario. Puesto que tienen que dar la cara ante los lectores, sus mejores críticos, no tienen más remedio que cuidar al máximo lo que escriben.
Una lectora habitual me escribió diciendo que tenía mala experiencia con libros de autores indies, que su calidad no estaba a buena altura. Y yo me pregunto si ser publicado por una editorial es garantía de ser un buen libro. He leído libros insufribles, he visto faltas de ortografía en novelas de autores consagrados y respaldados por editoriales, errores de maquetación, incluso cambiar el nombre de cierto personaje por otro que nada tiene que ver... ¿Por qué pagando 20 € o más por un libro se justifican los fallos, malos argumentos o desarrollos y no se otorga una licencia similar al autor indie que vende su trabajo a los precios que lo hace? Francamente, no lo entiendo. En cualquier caso, los autores indies defendemos la opción de seleccionar que tienen los lectores. No todos los indies son grandes escritores, pero eso mismo ocurre con autores con respaldo. De modo que: busca, compara y decide, querido lector.

Desde hace unos días, dispone de marca propia, una que pretende servir como referencia nada más contemplarla.


Con un par de opciones de color, según sea el soporte que la lleve, esta es la marca indie. Todos los autores independientes que deseen lucirla en sus obras pueden hacerlo: en libros de papel, formato electrónico, blogs… y al promocionar en Twitter (esta es la razón por la que incorpora la “almohadilla”). Y ya cuenta con un impresionante respaldo. De hecho, el viernes 25 de enero por la tarde la marca se convirtió en TT (trending topic), esto es, una expresión que denomina un tema de gran interés, la palabra más utilizada en Twitter en cierto momento.


Estos días he leído muchos comentarios acerca de las marcas, los grupos de escritores y los parecidos y diferencias de todo esto con otras situaciones del pasado.
Bueno, es evidente que aún queda un largo camino que recorrer si los autores indies queremos convertirnos en un movimiento universal e inmortal, uno que quede reflejado en los libros de historia. Pero la buena noticia para los lectores es que este grupo ya está en marcha. Y digo buena noticia para los lectores porque descubrirán que hay vida después de las editoriales.

De modo que, cuando veas la marca #IndieBooks en cualquier tipo de publicación, no lo dudes: tendrás delante de ti un trabajo de calidad. ¿Por qué no lo pruebas?
Así lo pienso, y así lo escribo.

32 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo.Gracias por exponer lo que muchísimos pensamos.No hay mucho más para agregar ,está todo dicho y bien claro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Karina. Cuanto más autores independientes utilicemos la marca común, más ruido haremos. Y eso será bueno para todos, también para los lectores, que verán ampliadas sus opciones de elección.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡Excelente artículo, Eduardo, directo y con el enfoque adecuado para hacerse entender por cualquiera! ¡Felicidades amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Frank. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Te felicito por el artículo, Eduardo. Y no solo por el contenido del mismo, sino también por tu escritura.
    Manuel Merenciano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Manuel. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchas gracias por tu breve pero positivo comentario, Lury. Un beso.

      Eliminar
  5. Felicitaciones por tan magnífico artículo con el que estoy completamente de acuerdo. Creo que yo no lo hubiese sabido expresar tan claro y directo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Jonás. Todos tenemos muy claro lo que pensamos sobre el movimiento indie. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me gusta lo que has escrito. Totalmente cierto, sin intermediarios.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mayte. Muchas gracias por tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  7. Buenísima entrada Eduardo!
    Me ha gustado mucho. Y estoy encantado de llevar la marca en mi portada.
    Con tu permiso, dejo un enlace en mi sito a esta entrada, pues jamás lograré explicar mejor que tú lo que es #indiebooks

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chris. Como indie que eres "debes" portar nuestra marca. Un abrazo y mucho éxito en tu proyecto, que estamos deseando ver. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Acabo de leerte!! jeje
      Muchas gracias! Espero estos dias lanzarlo a la nube, que vuele!

      un abrazo!

      Eliminar
  8. Eduardo, aprovecho a plantearte algo, y creo que es posible que el tema se haya tocado en los foros, pero aun así, es un buen lugar para planteártelo.
    ¿Qué diferencia/relación hay entre la Generación Kindle e #indiebooks??

    Lo dejo un poco porque creo que a los lectores les puede interesar, y porque yo no sabría responderlo.
    Gracias!!
    Chris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por creer que yo puedo responder a la pregunta del millón. Antes de nada debo decir que ambos son grupos de escritores existentes en Facebook, aunque me imagino que preguntas por las otras diferencias.
      Partiendo de la base de que hay autores comunes en los dos, parece que se bautizó como Generación Kindle a los escritores que publicaron con éxito en Amazon y su lector de libros electrónico, alcanzando una enorme difusión y “rompiendo” un mercado prácticamente dominado por las editoriales. Muchos de estos fueron fichados por las otras y ahora publican en papel mediante ellas.
      En cuanto a los Indies, se trata de un movimiento más… cómo lo diría… más familiar. Mientras que un buen número de los autores de la primera no se conocen entre sí ni tienen trato (ten en cuenta que incluiría personas de todo el mundo y en varios idiomas), prácticamente la totalidad de los de la segunda interactúan a diario y publican en español. Se trata de un grupo más activo, comprometido, vivo, dinámico, menos rígido. Entre sus componentes hay autores que aún no han sido reconocidos por el público, incluso por no haber publicado todavía. Pero también incluye lectores, expertos en diferentes tecnologías, blogueros… A mi modesto entender, porque no me considero capaz de sentar cátedra a este respecto, el segundo grupo fue una especie de escisión del primero, pero no porque sus miembros tuviesen problemas entre sí. Fue la consecuencia natural del mayor “roce y cariño” existente entre unos cuántos autores, que vieron que tenían ideas, inquietudes, proyectos y metas afines. Cualquiera que publique en Amazon es, técnicamente, parte de la Generación Kindle. Los Indies son otra cosa y estamos orgullosos y encantados de serlo. No sé si te habré podido aclarar algo; ya ves que es un asunto difícil y con multitud de matices. Depende de quién responda a la pregunta enfocará el tema desde una óptica distinta. Creo que eso es parte de la grandeza de ser independiente. Un abrazo, Chris.

      Eliminar
    2. Buena y sabia respuesta, jeje. Estoy contigo, muy de acuerdo. Muchas gracias por responder, no pretendía ponerte en el compromiso, jeje, pero me parece que has respondido perfectamente.
      Yo no habría sabido responder a ello, pero si lo hubiera intentado, habría dicho algo parecido, supongo.
      Los autores de la GK tienen en común el haber publicado en Amazon (obviamente), y su aspiración podría ser la publicación por medio de editoriales. Me parece irónico, no? desandar lo andado... aplicar el nuevo modelo para hacerse hueco en el anterior (y obsoleto, opino).
      Los indies (en el cual prefiero incluirme) no ven Amazon como su única oportunidad, y su ambición es llegar al lector, sin importar el medio. Y sobre todo, sentirse libres para expresarse sin que un editor les diga cómo hacerlo.
      Quiero pensarlo así. Al menos yo, a punto de subir mi aportación, estoy barajando todas las opciones posibles: smashwords, kobo, binibook (y eso por no hablar del papel).
      ¿Sabías que Amazon es la que peores condiciones ofrece para el autor?

      Bueno, nada, te agradezco mucho la respuesta, espero que no sintieras que te presionaba al nombrarte en los foros de FB, jeje.
      Saludos y un fuerte abrazo!!
      Chris.

      Eliminar
    3. Es verdad lo que dices, Chris, sobre la ironía de romper el mercado a favor de otra manera de convertirse en escritor para volver a lo que tanto se criticaba. No lo había pensado. Gracias por tus comentarios y bienvenido a la familia indie. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Eduardo, estoy de acuerdo con lo que dices, empezando porque no veo por qué algunas personas , y dentro de ellas, muchos escritores se molestan porque nos promocionamos en las redes sociales, si como dices, hay mensajes de toda clase, publicidad de todo tipo y frases tan intrascendentes como la que mencionas. Tenemos una marca, y nos identifica, solo espero que todos los que se sumen a esta marca estén conscientes de la responsabilidad que significa llevarla.
    Así como no todo lo que se publica por editorial es excelente y perfecto, también es verdad que hay algunos libros indies que necesitarían revisión, lo digo por lo de la marca, porque al final son los lectores quienes pondrán las cosas en su debido lugar: dentro de las listas o fuera de ellas. Pues la publicidad puede ser constante, en masa y reiterativa, pero si la calidad del producto no es muy buena, no hay manera de que se venda.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, Blanca. Portar una marca como #IndieBooks no es sinónimo de ser el mejor ni, desde luego, tener más calidad que los autores que publican mediante editorial. No podemos dar por sentado nada. Hay que trabajar duro para elevar la calidad de nuestras obras y que sea esto (la calidad) lo que nos identifique. Y puesto que no tenemos quien haga ese trabajo por nosotros, no tenemos más remedio que ponernos a trabajar en serio. Como dices, llevar una marca como estandarte conlleva una gran responsabilidad y quienes no se preocupen por la calidad de sus obras y lo justifiquen por su precio, no merecen llevarla. Sería un insulto a los lectores que exigen y merecen dicha calidad.

      Eliminar
  10. Estoy con Blanca, claro. El renombre hay que ganárselo, y al tratarse de la marca de un grupo horizontal, puede ser difícil.
    Aportemos todos como podamos. Por suerte, contamos los unos con los otros para criticarnos y mejorar.

    Me alegro de estar en este grupo, y portar el emblema indie en mi portada :D
    Gracias!!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gusto compartir contigo tantas cosas como compartimos los indies. Ya verás todo lo que vas a aprender y enseñar. Un saludo.

      Eliminar
  11. El gusto es mío!!!
    Gracias Eduardo, ya estoy aprendiendo muchas cosas. Ojala tenga también muchas que ofrecer. Iremos viendo ;)

    Un fuerte abrazo!!!
    :D

    ResponderEliminar
  12. No estoy totalmente de acuerdo. Soy escritora indie, pero no creo en absoluto que esa forma de promocionar sea efectiva. Lo pienso de corazón, creo que hay métodos mucho más eficaces y menos invasivos: concursos, interactuar con el lector, crear una base de seguidores, revelar información del libro (por ejemplo, mientras se diseña la portada), crear interés. Pero un "¡compra, compra!" hará que la gente ni lea el resto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mucho ánimo para todos, estoy con vosotros ;)

      Eliminar
    2. Agradezco tu sinceridad. Seguramente hay muchos métodos para promocionar un trabajo literario; yo no solo utilizo las redes sociales y, como yo, unos cuantos a quienes conozco. Pero la experiencia de decenas de colegas míos (y la mía propia) indica que sí es efectivo el método. En cualquier caso, se abre un interesante debate en el que todas las opiniones y experiencias sirven de mucho. Si utilizas algo en concreto que de verdad te esté dando buenos resultados, te invito a compartirlo, mientras deseo que tengas mucho éxito con tus proyectos.
      Un saludo afectuoso.

      Eliminar
  13. Pero no es un Compra, Compra!... Yo sigo a varios escritores, Fernando Gamboa y Juan Gómez-Jurado... La verdad es que explican la trama del libro en sus tweets, y se entiende que quieren que compre su libro por lo que me dicen que cuesta menos de un dolar o euro... Y eso esta bien. Hay mucha gente que publica cada 2 minutos lo que están haciendo o viendo o comiendo... Eso no tiene ninguna relevancia... Pero vender un libro claro que si!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo creo yo, Gerardo. Cada día trato de aprender cómo mejorar mis métodos de promoción (dentro del corto alcance que tiene un indie). Mis colegas, muchos de los cuales tú conoces, hacen lo mismo. Y cuando alguno de ellos descubre una nueva manera o variante, lo comparte con el resto para que todos podamos beneficiarnos. Esa es una de las grandezas que tenemos los indies.
      Muchas gracias por tu opinión. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Interesantísimo artículo y genial el debate que ha originado. Puedo decir que estoy de acuerdo con todo lo que apuntas, de alguna manera, #indieebook ya es una marca, que no garantiza ni más ni menos que muchas de las editoriales conocidas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de lectores por todo el mundo no pueden estar equivocados, Mercedes. Ahora lo que nos toca a los indies es seguir manteniendo el nivel de calidad y exigencia, incluso superarnos. Muchas gracias por tu comentario y por tu apoyo constante. Un beso.

      Eliminar