NÚMERO DE VISITAS

lunes, 10 de febrero de 2014

LAS BASES DE LA NOVELA: ESCRITURA HORIZONTAL Y VERTICAL

En el post publicado hace 2 semanas hablamos sobre lo que alimenta nuestra historia: la curiosidad (primaria y secundaria), ambas relacionadas con dos tipos de escritura: horizontal y vertical, respectivamente. Hoy analizaremos más detenidamente esto último.
La escritura horizontal, que llamaremos “argumento básico”, está íntimamente ligada a la curiosidad primaria. Por su parte, la escritura vertical o “argumento secreto”, hace lo propio con la curiosidad secundaria.

Con el argumento básico podemos contar la novela.

Si utilizamos como ejemplo El pozo de Harod, este sería el siguiente:
“Tras la muerte de su padre, Carla Martín descubre el secreto que este guardaba, lo que provoca una sucesión de acontecimientos a través de los cuales se enfrentan una Orden Secreta y el Vaticano, hasta que por fin se desvela lo que llevaba siglos oculto.”

Como vemos, el argumento básico o escritura horizontal, está a la vista, se lee sin necesidad de interpretación. Y como aseguramos cuando hablamos sobre la curiosidad primaria, se desarrolla respondiendo una y otra vez a la pregunta: “¿Y qué pasó después?”

Otra cosa bien distinta es el argumento secreto, que desarrolla emociones, sentimientos, moralejas…

Volviendo a la novela que tomo como muestra para explicar este asunto (perdonad que la utilice, pero es que la conozco muy bien), leeríamos entre líneas, interpretaríamos su contenido. Y así aparece el miedo, la lealtad, la valentía, el odio, el poder, el engaño, la verdad, la mentira… hasta el infinito, pues a cada lector le sugerirá algo nuevo y distinto.

El argumento secreto o escritura vertical no es visible a simple vista. Hay que buscarlo. Pero será lo que satisfaga la curiosidad adulta, la secundaria. Y no tiene que relacionarse necesariamente con el argumento básico; simplemente lo refuerza. Para ello, como escritores nos plantearemos responder otro tipo de preguntas: “¿Por qué?, “¿Cómo?”, “¿Cuándo?”, “¿Dónde?”, etcétera.

Si te apetece trabajar un poco con el fin de descubrir cómo los monstruos de la literatura ponen en práctica esto mil veces mejor que yo, te invito a leer el cuento El ahogado más hermoso del mundo, de Gabriel García Márquez (pinchando en su foto enlazarás con el texto). Por cierto, recuerda que leyendo a los grandes es como se aprenden recursos de escritura.

Gabriel García Márquez
Una vez leído, trata de definir su argumento básico y escríbelo en un papel. Ya sabes qué pregunta debes hacer al autor, ¿verdad?

Ahora intenta descubrir el argumento secreto, lo que él quiere decir en realidad. Mientras haces las preguntas correspondientes, te encontrarás con personajes que evolucionan con el transcurrir de la historia, que no son estáticos. Verás la “personificación” de objetos inertes que cobran vida por tener cualidades humanas. Y percibirás con claridad qué sentimientos invadían a García Márquez cuando puso por escrito este cuento.

Resumiendo: inventamos una historia para hablar de su significado. Hasta Caperucita roja nos habla del engaño, de la mentira, del valor, de la rebeldía de la adolescencia…

Una buena novela debe tener argumento básico (escritura horizontal) y argumento secreto (escritura vertical). Este es el fuego de una novela. Y como dijo alguien: “Si tu obra no tiene fuego, es mejor que eches tu obra al fuego”.

Así lo pienso y así lo escribo.

8 comentarios:

  1. Muchas veces, al leer comentarios de novelas que he leído, me doy cuenta de que algunos lectores se quedan en la lectura superficial, el argumento básico, perdiéndose quizá lo mejor de las novelas.

    Me anoto la reflexión.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me he dado cuenta, Mayte. Muchas veces será culpa del lector, pero se me ocurre que tal vez el autor pueda retorcer demasiado la escritura vertical, dificultando su encuentro con el primero. Otras veces se trata solo de entretener, así que el escritor quizá haya optado por no "sumergirse" mucho.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  2. Interesante, Eduardo. Vas camino de escribir un libro del estilo de los que tengo en mi biblioteca sobre teoría litearia. El último que he estado mirando ha sido: Escribir un thriller, de André Jute.
    Estupendas aportaciones, gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había pensado, Mercedes. Pero ahora que lo dices, a lo mejor hago del conjunto de posts un folleto-ayuda. Pensaré en el título, jejeje. Muchas gracias por seguir ahí.
      Un beso.

      Eliminar
  3. ¿Podríamos decir que en la escritura vertical hallamos la esencia y el alma de una historia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy bien, Josep! Resumido en una frase con tinte literario. Muchas gracias.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  4. Muy buena síntesis, Eduardo.
    FG Labandal

    ResponderEliminar